fbpx
¡Cada dólar igualó hasta $50,000 hasta el 31 de diciembre! Dar hoy.
Nuestro mecanismo SpeakUp®
Logotipo de Nonviolent Peaceforce con punto azulDonar

Negociar la paz para resolver conflictos: Parte I

Fecha: 3 de abril de 2024

Por Aldrin Norio y Denise Cadorniga

Justo antes del inicio del Ramadán, más de 250 familias desplazadas recurrieron a Nonviolent Peaceforce (NP) y socios comunitarios para negociar la paz entre los grupos combatientes y obtener apoyo para facilitar su regreso seguro a su comunidad.

Obligado a huir

El 15 de septiembre de 2022, tres miembros del ejército filipino fueron emboscados por un grupo violento, liderado por Abbas Jangkatan y asociado con Abu Sayyaf.

Una semana después del ataque, el ejército comenzó a buscar a Abbas y su grupo. El grupo de Abbas siguió huyendo con los rifles en mano que le habían quitado al soldado que habían matado y eligieron como escondite una pequeña comunidad de Bato Mapoteh en la ciudad de Tipo-Tipo. Esta persecución violenta continuó durante más de seis meses y en ocasiones incluyó a otros grupos armados involucrados en la violencia.

Durante este tiempo, una tras otra familia en Batu-Mapoteh se vieron obligadas a abandonar sus hogares. En total, unas 250 familias abandonaron sus hogares sin estar preparadas y huyeron. Sin centros de evacuación a los que acudir, la mayoría de ellos se quedaron con sus familias y parientes en pueblos y ciudades cercanas.

Mientras las mujeres y los ancianos evacuaban su vecindario, compartieron, "Por mucho miedo corrimos en diferentes direcciones sin llevar nada, algunos se fueron a la montaña”.

"Sa sobrang takot namin, kung saan saan na kami tumakbo na walang dalang gamit, ang iba pumunta ng bundok."

Buscó intervenir

El NP ha estado presente en la zona desde 2007 como socio desde hace mucho tiempo del gobierno filipino y del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) en su proceso de paz. Habiendo creado una confianza profunda con ambos lados del conflicto, NP monitorea las cuestiones de protección civil y construye paz al lado de las comunidades locales utilizando estrategias desarmadas. Hoy, los líderes del MILF, con soldados del ejercito, y el apoyo del NP, monitorean el alto el fuego que mantiene la paz entre ellos. Y responden a las necesidades y tensiones que surgen en la comunidad para garantizar que perdure una paz más amplia.

A medida que los meses se prolongaban, las familias desplazadas por el conflicto entre el grupo Abbas y el Ejército comenzaron a acercarse a los líderes del NP y del MILF y solicitaron ayuda para regresar a sus hogares, especialmente con la proximidad del Ramadán. En una misión audaz y crucial, los líderes del MILF, con el NP, se embarcaron en una serie de acciones diplomáticas itinerantes para colaborar con el grupo Abbas y el ejército filipino para poner fin a la violencia en curso derivada de aquel septiembre.

En primer lugar, el equipo negociador transmitió la difícil situación de las familias desplazadas y su deseo de regresar a sus hogares a la unidad de gobierno local (LGU) de Tipo-Tipo a través del vicealcalde Ingaton Istarul y al ejército filipino. Luego, en una rara oportunidad, el grupo de Abbas transmitió un mensaje a los líderes del MILF notificando su voluntad de volver a la vida normal y su deseo de mantener un diálogo con el LGU y el ejército. 

"El LGU no puede garantizar la seguridad de los civiles que regresan considerando que el grupo Abbas todavía está armado y deambulando por el barangay Baguindan", subrayó el vicealcalde.

"Hindi masisigurado ng LGU ang kaligtasan ng mga pabalik na sibilyan kung ang grupo ni Abbas ay may armas pa at malaya silang gumagala sa barangay Baguindan".

Durante su reunión con el grupo de Abbas, el equipo negociador – formado por líderes del MILF y personal del NP – documentó las demandas del grupo:

  1. No se mencionará ni se hablará de rendición.
  2. El grupo no entregará sus armas de fuego.
  3. Están dispuestos a estar bajo la supervisión del MILF en la zona y garantizan no cometer actos o atrocidades ilegales e ilícitas.
  4. El destacamento del Ejército ubicado en la comunidad de Bato Mapoteh se retirará
  5. Se les permitirá regresar a la comunidad junto con los civiles.
  6. El diálogo de paz se llevará a cabo con la LGU y el ejército.

Luego, el equipo negociador transmitió estas demandas del grupo de Abbas al vicealcalde y al ejército, quienes luego crearon sus propias posiciones contrarias: 

  1. No se mencionará la rendición, pero el grupo Abbas se someterá al informe de custodia como parte del programa de armas pequeñas y ligeras del gobierno provincial.
  2. El grupo Abbas conservará sus armas de fuego después de estar estampadas o documentadas.
  3. El Ejército saldrá de Bato Mapoteh y regresará a su posición original de destacamento. 
  4. El Equipo Conjunto de Paz y Seguridad sustituirá al destacamento del Ejército en Bato Mapoteh hasta que la situación se normalice por completo
  5. El grupo liderado por Abbas estará bajo la jurisdicción de un comandante del MILF en Baguindan para su supervisión y rendición de cuentas.
  6. Como gesto de sinceridad, el grupo Abbas devolverá las armas de fuego confiscadas a los militares emboscados en Al-Barka.

Durante los días siguientes, el equipo negociador iba y venía entre el grupo de Abbas, el vicealcalde y el ejército filipino hasta que se alcanzó un consenso sobre una serie de acuerdos para la paz.

Acuerdo de paz crucial y tan esperado

El 22 de marzo de 2023 finalmente se celebró un diálogo de paz en el gimnasio de la ciudad de Tipo-Tipo. Estuvieron presentes todas las partes en conflicto y los equipos negociadores. También estaban presentes familias desplazadas. El NP, al ser un partido independiente y no partidista, cofacilitó el diálogo de paz y presentó las condiciones del acuerdo al grupo de Abbas y a las partes interesadas del lado gubernamental. 

En un momento dado, una confusión sobre uno de los puntos del acuerdo hizo aumentar las tensiones. Los participantes temían un tiroteo allí mismo, en el gimnasio cerrado y lleno de gente. Pero el NP, con todo el equipo negociador, pudo responder rápidamente a la tensión y utilizar la confianza que había construido con el grupo de Abbas y el Ejército para aclarar el acuerdo y, en última instancia, garantizar que el acuerdo fuera firmado por todos. 

Una vez finalizado el acuerdo, NP participó en los esfuerzos para acompañar a los retornados a sus hogares. El vicealcalde, el Ministerio de Servicios Sociales y el Ministerio de Desarrollo del gobierno regional de Bangsamoro proporcionaron a los civiles paquetes de ayuda. Las familias pudieron observar el Ramadán con sus familias, seguros en sus hogares, tal como lo deseaban.   

* * *

Esta iniciativa es parte de las iniciativas de resolución de conflictos en el marco del Proyecto ATTAIN, financiado por la UE o Acompañamiento de la transición, la transformación del conflicto y la promoción de la cohesión social en la normalización de Bangsamoro, que se está implementando actualmente en BARMM, Regiones 9, 10 y 12 para complementar el componente de protección civil de las medidas de seguridad y fomento de la confianza en el marco de la normalización y la oportunidad de ampliar la práctica de estrategias desarmadas en la transformación de conflictos y la cohesión social a un ámbito geográfico más amplio en Mindanao.

Puede proteger a los civiles que viven o huyen de un conflicto violento. Su contribución transformará la respuesta del mundo al conflicto.
flecha derecha
Español